1 - La tecnología no es la parte difícil.

Sin lugar a dudas, la tecnología transforma las experiencias para involucrar a clientes, empleados y proveedores y es fundamental para la transformación digital. Sin embargo, si sólo pensamos en lo digital como tecnología y no tenemos en cuenta las personas y los procesos, cometeremos el error de mantener viejas estructuras y modelos bajo una nueva capa tecnológica. Los desafíos de integrar lo digital en la experiencia, la cultura y el modelo empresarial son mucho más complejos que proporcionar tecnologías avanzadas.

2 - Adopte una estrategia de implementación “end-to-end”.

La transformación digital tiene que producirse en toda la cadena de valor. Las organizaciones con visión de futuro están tejiendo a través de sus infraestructuras un hilo digital que incluye máquinas, personas y datos y se están enfocando en proporcionar valor de nuevas formas a todos los usuarios finales, tanto interna como externamente.

3 - Muévase rápido, pero mantenga la seguridad en mente.

A medida que las nuevas tecnologías, incluida las infraestructuras basada en la nube, pasan a ocupar el primer plano, las empresas necesitan integrar las medidas de seguridad en la base de sus prioridades digitales. Esto significa comprobar continuamente las intrusiones, porque ya no es suficiente programar pruebas puntuales. Al mismo tiempo, las empresas deben elegir cuidadosamente sus batallas alrededor de la ciberseguridad para evitar que los procesos o las experiencias sean demasiado costosos.

4 - Aproveche los datos.

La revolución digital está generando grandes volúmenes de datos, pero los datos por sí mismos son inútiles si las organizaciones no analizan adecadamente la información que están recopilando para interpretar las necesidades de los clientes e impulsar su estrategia y operaciones. Muchas empresas también estarán buscando "ideas predictivas" que anticipen futuras tendencias y les den la capacidad de anticipar nuevos desarrollos y necesidades. La clave será garantizar agilidad en la organización para que las empresas puedan interpretar los datos y anticiparse a nuevas dinámicas en el negocio.

5 - Recuerde el elemento humano.

Cerca de 20 mil millones de dispositivos están conectados a Internet en este momento, pero debemos recordar que la gente todavía necesita tomar decisiones sobre qué hacer con los datos. A pesar de que las máquinas están hablando entre sí, no se puede esperar que mejoren la experiencia de los usuarios por si mismas. Para lograrlo, la transformación digital debe beneficiarse fundamentalmente de un enfoque basado en la experiencia humana: las personas que interactuarán con las tecnologías para impulsar el negocio.

Cinco reflexiones clave para el viaje digital

Desde el diseño de la oferta de productos y servicios, hasta la forma en que los entregamos, las empresas están transformando la forma en que se relacionan con sus stakeholders y operan el negocio, tocando todos los aspectos del front y back office. ¿Cuáles son los puntos clave para emprender un viaje digital exitoso?