¿Cómo trasladar la teoría a la practica?

El propósito es un concepto mucho más común ahora de lo que lo era sólo hace unos años. La revisión del discurso empresarial sugiere que, actualmente, el tema se centra menos en si el propósito es una herramienta positiva para la transformación, y más sobre cómo se puede implementar. La mayor parte de la reflexión se centra en varios temas recurrentes: el papel del liderazgo en la promoción del propósito, y el propósito como una herramienta para desarrollar el compromiso con los clientes y los empleados.

El liderazgo del CEO

El CEO debe definir, y casi personificar, el propósito de una empresa. De hecho, el propósito está inextricablemente vinculado a la autenticidad percibida del CEO. El éxito se atribuye en parte a esta autenticidad, junto con la claridad y la coherencia de la comunicación del CEO. En sentido contrario, hay que subrayar la vulnerabilidad potencial de los líderes si son percibidos como no cumpliendo con su propósito declarado.

Sin embargo, esta visión centrada en el CEO no es toda la historia. El creciente enfoque de propósito es, también, una respuesta a las expectativas cambiantes de los empleados y la aparición de organizaciones más planas. Hoy, el propósito sólo puede tener un impacto real si la comprensión y el compromiso de los ejecutivos y los empleados con esta creencia básica están fuertemente alineados.

El propósito es activado internamente por líderes que creen y cuyas conductas y decisiones diarias reflejan el propósito y los valores de la compañía...

Compromiso de los empleados

Es evidente el papel que el propósito de la organización puede desempeñar para dar a los individuos un mayor sentido de realización y compromiso en el trabajo, y su vínculo con el incremento de la productividad y la creatividad. Otro tema relevante es la importancia del propósito de la organización como factor en los procesos para captar y retener talento.

Esto plantea preguntas interesantes para las empresas que buscan activar su propósito: ¿cómo vamos a lograr una mayor alineación de los empleados en organizaciones que han sufrido procesos de transformación en ocasiones traumáticos? ¿Cómo se afrontan las reducciones de personal y las reorganizaciones corporativas? ¿Cómo se conectan los individuos en todos los niveles con el propósito general de la organización? Si una organización tiene un alto propósito declarado pero se percibe como carente de relaciones "humanas" con sus empleados, ¿sería juzgada más duramente de lo que lo sería una empresa sin tal declaración?

Compromiso con el cliente

Se podría esperar un fuerte vínculo entre el propósito y la relación con el cliente. Sin embargo, en muchos casos todo se reduce a comunicaciones y proyectos relacionados con la responsabilidad social corporativa (RSC).

El propósito es un enfoque más global, diferente del aplicado por empresas que persiguen un enfoque de RSE tradicional para minimizar los efectos negativos y tratar de "hacer el bien". El punto central es el relativo a la relación entre el propósito y la confianza, la autenticidad y el valor de marca, como motor y medio para fortalecer las relaciones con los clientes y otros stakeholders.

... que construyen una cultura basada en valores, y junto con interacciones positivas y experiencias, crean un entorno de confianza y compromiso entre los empleados...

... que impulsa interacciones y experiencias positivas con el mercado, logrando clientes comprometidos, motivados y satisfechos que confían y te recomiendan.