1 - Enfrente la disrupción. No postergue los cambios.

Para motivar y provocar el cambio - un cambio real – sólo se requiere una cosa: motivación. Del comité de dirección y de los equipos. Si no asumen el reto de la disrupción, cualquier proceso de innovación estará jugando con las reglas de un pasado que parece casi estático frente a la tasa del cambio del presente.

Todos podemos identificar rápidamente que las amenazas provienen de nuevas fuentes: lo digital, el cambio en los comportamientos de los consumidores y la aparición de competencia en lugares inesperados. Pero, para la mayoría, cuando se les pregunta cómo saben que la amenaza es real, la respuesta fácil es: "Lo veré en los números". Pero si los resultados financieros ya muestran indicios del impacto de las nuevas amenazas, empieza a ser demasiado tarde. Los resultados financieros son, de hecho, un indicador rezagado.

2 - Obtenga los datos y conocimientos correctos.

Si los indicadores actuales no nos dan una información que permita anticiparnos, debemos replantear el modo en que analizamos el contexto y tendencias de nuestras industrias. Necesitamos la información correcta para poder tomar decisiones sobre el cambio de nuestras organizaciones que, en algunos casos, pueden ser radicales. Y las fórmulas para lograrlo no nos resultan extrañas:

  • Hablemos con los clientes.

  • Hablemos con los empleados que impactan directamente en la experiencia-usuario de nuestros clientes.

  • Eliminemos las barreras que nos impida escuchar las voces de todos los niveles de la organización.

  • Encontrar nuevas fuentes de datos internos y externos, y las nuevas realidades que nos trasladan.

  • Revisa en qué ámbito competitivo te mueves realmente y extrae las consecuencias para tu organización.

  • Céntrate en los problemas de tus clientes que necesitas resolver, y no en los productos a vender.

Sólo generando e integrando mejor información, podemos obtener una mejor comprensión en torno a que necesitamos hacer para aprovechar el impacto de la disrupción, y no simplemente valorar las consecuencias de un problema detectado y gestionado tardíamente.

3 - Potencie la innovación haciendo que la organización se sienta "incómoda".

La idea de que es necesario “salir de la zona de confort” se ha convertido en un lugar común. La cuestión es cómo logras hacerlo cuando se trata de toda una organización, y, sobre todo, de una organización guiada por el concepto de “valor para el accionista”. Estas suelen cambiar cuando perciben que el marcado lo está haciendo.

Si queremos ganar en el mundo de la disrupción, las empresas deben crear espacios para permitir una innovación disruptiva y abierta. Crear ese espacio significa que, a menudo, la organización se vuelve "incómoda" mientras explora nuevas posibilidades.

Para proteger este esfuerzo, este espacio para la innovación no puede funcionar como el resto de la organización, y debe poder desafiar normas fundamentales como:

  • Donde trabajan las personas

  • Cómo trabajan las personas

  • Que medimos

  • Qué define el éxito

  • Cómo celebrar el fracaso

Si no podemos proteger este espacio para una innovación atrevida y que rete los límites, los esfuerzos serán meramente teóricos y no se traducirán en los cambios que realmente necesitamos encarar. Y sin duda, mover dinero, talento y otros recursos a estos esfuerzos, hará que la gente se sienta “incómoda” porque comprenderá que algo está cambiando, y pueden estar quedándose fuera. Pero esto es lo que implica encarar seriamente la innovación.

4 - Encuentre su modelo de innovación, o mejor aún, una cartera de modelos.

No hay una sola manera de ganar, pero no lograras que suceda nada sin un apoyo decidido a una innovación que parte de una visión.

¿Cómo se puede apoyar y estimular una innovación que rete y aporte valor?:

  • Un consejo asesor que ofrezca nuevas perspectivas: ¿Estás en condiciones de aprovechar perfiles diversos de tu empresa, jóvenes líderes empresariales de fuera de la organización o clientes para obtener la perspectiva exterior que nos ayude a identificar problemas y proponer soluciones?

  • “Contaminar” con experiencias diferentes: ya sea a través de procesos de rotación que permitan a directivos con una visión diversa aportar perspectivas a través de funciones, unidades de negocios y roles, o de procesos de movilidad del talento joven, ¿puedes crear yuxtaposiciones inesperadas que provoquen un pensamiento creativo en tu organización?

  • Incubadoras: ¿Puedes invertir en nuevas ideas para resolver problemas (no sujetas a objetivos financieros a corto plazo) para generar nuevos productos, negocios y conocimientos?

  • Comunidad de innovación: ¿Existen formas, físicas o virtuales, para reunir a personas de toda la empresa para que expongan y compartan sus ideas?

  • Inversión: ¿Puedes invertir en una cartera de empresas más pequeñas y más disruptivas (que pueden incluso amenazar tu negocio principal) para estudiar nuevos enfoques y, potencialmente, plantear adquisiciones?

  • Visión del fundador: ¿Puede establecer un vínculo entre la necesidad de innovación y cambio y la visión de los fundadores para sustentar y acelerar el cambio cultural de la organización?

  • Desafíos de innovación / hackathons: Con un problema específico a resolver y tiempo y espacio limitados para abordarlo, ¿puede reunir a perfiles no convencionales, de su organización y fuera, para generar nuevas soluciones?

  • Millennials: ¿Hay formas específicas de aprovechar la juventud en su organización y empoderarlos para impulsar nuevas estrategias?

  • Discomfort: Si la innovación implica sacar a la gente de su zona de confort, ¿tiene los medios para incomodar a su organización, aunque sólo sea el tiempo suficiente para crear una nueva interacción entre las personas e impulsar la innovación?

5 - Identifique y elimine ideas eficazmente.

Independientemente del modelo de innovación, la creatividad y el pensamiento disruptivo deben dirigirse para lograr un resultado significativo. Las ideas deben estar ligadas a los problemas, y no debe olvidar que, matar ideas, es tan importante como crearlas.

Uno no puede enamorarse de sus ideas o permitir que se conviertan en algo personal. Haciendo del fracaso algo aceptable y apoyado, puede gestionar eficazmente la cartera de ideas para centrarse en las que son verdaderamente valiosas y transformadoras. Y el proceso debe ser constante y continuo.

Qué significa innovación en un mundo de disrupción

Las amenazas que implica la disrupción son evidentes. Pero también representa oportunidades para innovar que las empresas deben considerar. Porque, ¿cómo innovar cuando todo está en cambio?

Aunque cada empresa puede identificar fácilmente las amenazas que representa la disrupción para su negocio, y los frenos que limitan su capacidad de acción, es imperativo centrarse en las ventajas y oportunidades que supone. La cuestión clave radica en cómo responder a la exigencia de acción que representa un entorno de cambio permanente, y ser capaces de identificar los beneficios que puede aportarnos.

¿Qué pasos podemos dar para impulsar la innovación en una etapa de disrupción?

6 - Acelere lo posible.

Ponga el foco en las ideas que muestran potencial, hacerlas importar. Encuentre los mejores talentos, contacte a los socios adecuados, invierta e intente hacer viable esa idea. Una vez que la idea muestra su validez, escape de las limitaciones del pensamiento incremental. Es el momento de atreverse a ser radical (responsablemente) y buscar escala.

Y, sobre todo, atrévase.

La clave para lograr la innovación es perseguirla de manera significativa. Haga mejores preguntas. Defina con precisión los problemas que espera resolver. Saque a la gente de su zona de confort, y consiga que la gente se sienta lo suficientemente incómoda como para sentirse cómoda pensando de otra manera. Genere una cartera de nuevos enfoques. Genere nuevas ideas incansablemente y acelere las que sean prometedores. Simplemente: atrévase, antes de que un competidor lo haga.